miércoles, 25 de abril de 2018

IQBAL MASIH de Miguel Griot

¿Iq... Iqbal Masih? ¿Cómo se pronuncia ese nombre?
Esa fue la primera pregunta del alumnado de 2º de ESO al mostrarles la portada del libro que íbamos a leer en el aula. Nadie había oído hablar de él, aunque sí conocían lo que es la esclavitud infantil, y habían escuchado que en algunos países niños y niñas de su edad trabajan en fábricas, en unas condiciones infrahumanas y que, de alguna manera, somos cómplices de este abuso al llevar ropa fabricada en esos lugares. Después de esta introducción, ya les picó el gusanillo, y querían ver "de qué iba esa novela", así que la empezamos a leer...

Iqbal Masih, lágrimas, sorpresas y coraje es una obra del escritor salmantino Miguel Griot, publicada en 2010, cinco años después del asesinato del pequeño héroe. La obra narra la vida de Iqbal Masih, un niño nacido en Pakistán, que luchó contra la esclavitud infantil y denunció las condiciones laborales que sufría en un pequeño taller de alfombras de Lahore, su ciudad natal.



La novela está narrada en primera persona, pero con una singularidad especial: en cada uno de los capítulos hay un narrador diferente, ora se trata de Nusrat, un compañero del taller de Iqbal que explica cómo era este, la de horas que pasaban codo con codo trabajando con las hiladoras, ora toma la palabra Fateh, el dueño de varios de los talleres, para dar su propia visión del asunto y despotricar contra la osadía de Iqbal. De esta manera, a través del cambio de perspectiva en la trama, se rompe con el maniqueísmo, y se ofrece un visión global del conflicto: evidentemente, todos/as estamos en contra de la esclavitud infantil pero ¿cómo podríamos acabar con ella?

La narrativa es fluida y amena, por lo que al lector no le resulta nada cansina y, pese a que desde un comienzo sabemos lo que ocurrirá al final de la trama, (no, no estoy haciendo espoiler), el autor sabe mantenernos con la intriga, y nos va ofreciendo detalles de Iqbal en Noruega, en Estados Unidos, en el taller, en su casa... para poder hacernos una idea completa de cómo era este pequeño luchador.

Me parece una novela interesante para tratar temas transversales en nuestra aula, como son los derechos humanos, la importancia de luchar por unos ideales, y de valorar la educación como una herramienta liberadora. Por todo ello, creo que se trata de una obra interesante y necesaria, un chorro de realidad que nos azota en la cara y nos recuerda lo necesarias que son las personas como Iqbal en nuestra sociedad.

lunes, 19 de marzo de 2018

Dímelo con los ojos, ALFREDO GÓMEZ CERDÁ

Genial esta novela del autor madrileño Alfredo Gómez Cerdá. Muy acertada en los temas que trata, y muy cercana a los lectores jóvenes, nos acerca dos realidades difíciles de llevar, pero necesarias de conocer: la bulimia y el autismo.

Berta y Laia son dos chicas que acaban de cumplir 18 años, y de acabar el bachillerato, y deciden viajar por Europa haciendo Inter-Raíl, pero para ello necesitan dinero. Así que no dudan en presentarse de monitoras para un campamento de niños y niñas autistas... lo que supondrá un punto de inflexión en su vida. Antes del campamento, conocerán a Jaime, el chico perfecto, del que ambas se enamoran. Sin embargo, el amor de un chico no conseguirá romper su amistad -como bien se han prometido la una a la otra-. 

En el campamento Berta conocerá a Miguel, que será su salvación, su amigo vigilante, quien la acompañará al baño -sin que ella se dé cuenta, ya que pensaba que se había quedado durmiendo la siesta como todas las tardes- cuando esta ha ido a meterse los dedos para provocarse el vómito después de la comida. La mirada inmóvil, inexpresiva, casi inerte de Miguel le transmitirá todo lo que Berta necesitaba en ese momento, es una llamada de atención, una alerta. Berta está jugando con su salud, tanto física y mental, y solo Miguel podrá ayudarla con esto.  Así, por primera vez en mucho tiempo, Berta estará tan ocupada que olvidará sus complejos, dejará de pensar en sus caderas, sus muslos o sus enormes glúteos, y hará solo lo que le apetece en cada momento.

Creo que es una novela amena, interesante y conmovedora, y además muy apropiada para reflexionar sobre la amistad, la autoestima, y la necesidad de ser una misma, y tener otros modelos como referencia. En la trama aparece Raquel, una monitora que habla sin tapujos, viste como quiere y hace lo que le apetece, sin importarle el qué dirán. Así que Berta, Laia y Raquel formarán un trío de amigas que acabarán por comerse el mundo.

Lo acaba de leer mi alumnado de 2º de ESO y creo que ha sido un gran acierto, aunque también se podría recomendar a alumnado de otros cursos superiores. Aquí os dejo la página web de su autor: http://www.almezzer.com/. Se trata de un autor muy prolífico, autor de gran número de novelas juveniles, como "La puerta falsa" o "Pupila de águila", pero también de literatura infantil, para adultos o poesía. Un autor al que hay que conocer... 


domingo, 25 de febrero de 2018

La piel de la memoria, de JORDI SIERRA I FABRA

Me atrevería a decir que Jordi Sierra i Fabra es el autor más leído en los institutos de nuestro país. Autor de numerosas novelas juveniles, interesantes porque abarcan gran multitud de temas que interesan a nuestro alumnado y que son estupendas para tratar temas como la anorexia (Las chicas de alambre), el consumo de drogas (Campos de Fresas), El joven Lennon (sobre juventud y rebeldía, y de paso, hablarles de The Beatles y lo que supuso este grupo en los años sesenta),  o Frontera (los matrimonios forzosos, la libertad), entre otros.

En esta entrada nos vamos a centrar en  La piel de la memoria. Novela publicada en 2002, ágil y conmovedora, narrada por su propio protagonista, Kalil Mtube, en primera persona. Kalil es un niño de Mali que es vendido por su padre a Zippo, un comerciante de seres humanos, que lo acaba dejando en un campo de cacao donde trabajará como esclavo. Allí Kalil sobrevivirá, trabajando de sol a sol. ¿Qué es lo que hacen en este campo de cacao? Cogen las piñas de cacao, con un machete las abren y separan la cáscara de la melaza, cargan los sacos llenos de cargamento, y, sobre todo, no ven en ningún  momento recompensa económica -siempre debido a que el cacao ha bajado su precio, y su "jefe" se lamenta de que, a pesar de que los quiere como un padre, no puede pagarles". Allí pasará dos años, y madurará. Como el mismo protagonista reconoce, deja de ser un niño y se hace hombre en este campo;  conocerá la amistad y el amor de Naya, una joven que supondrá su único motivo de seguir vivo, ella es "su razón de vivir,  la que le obliga a vivir y a le anima a luchar por ser libre".


Después de esta amarga estancia, llegará a Costa de Marfil, donde conocerá a Ama Naru y Massa Bisou, su maestro, quien le enseñará a leer y a escribir. Gracias a ellos - una especie de oasis en el desierto- comprenderá que existe gente bondadosa en el mundo, será bien tratado, y vivirá una temporada tranquilo, alimentándose bien, y descubriendo la magia del saber (leer mapas, conocer su continente, y todos los países que existen).

Pero decide volver a su casa, y deja Costa de Marfil para volver a Mali. En este retorno será el momento de mayor sufrimiento de toda la novela; capturado por un grupo de negreros, encerrado en un barco junto con otros doscientos niños, viendo que la crueldad humana no tiene límites.
Pero Kalil es fuerte y resistente, y conseguirá sobrevivir a todo lo inimaginable, y será el mismo el que reproduzca esta historia. Así nos lo desvelará el autor en el epílogo, en el que por primera vez cambia la narración y el que habla será Jordi, que ha estado entrevistando a Kalil durante dos semanas, y nos revela que la historia es real, y que él solo ha sido el transcriptor, contándola en primera persona para no restar ni un ápice de realismo e intensidad a los acontecimientos.

Dejamos dos guías de lectura: una realizada por Antonio Ruiz Sánchez y otra de Edelvives, donde se incluyen todos los detalles de la novela. Realmente, me parece una novela interesantísima para tratar temas como: la esclavitud (infantil o no), los niños soldado de Sierra Leona, las desigualdades, el egoísmo, enfermedades (como el gusano de Guinea). Y la recomendaría para chicos y chicas desde 2º de ESO en adelante, ya que creo que a cualquiera puede conmover esta historia, y que, dependiendiendo de las edades, se puede entrar más en profundidad en los temas que trata.

domingo, 4 de febrero de 2018

El profesor de música, de YAËL HASSAN

Simón es un profesor de Música en un instituto de Secundaria de Francia. Es el último año de su carrera laboral, y al comenzar septiembre siente un miedo atroz a volver a enfrentarse a su grupo de alumnos y alumnas, al desinterés generalizado al que está acostumbrado en las aulas, y a la falta de disciplina. Sin embargo, la llegada de un nuevo alumno, Malik Choukri, supondrá una vuelta de tuerca.


Es una novela breve y sencilla de leer. A través de la descripción de tres personajes principales: Simón, Bella -su esposa- y Malik, el estudiante árabe, amante de la música, que desea fervientemente aprender a tocar el violín, la autora nos rememorará la época del nacionalsocialismo en Alemania, el campo de concentración de Auswitz donde tantas personas judías, gitanas y marginadas fueron encerradas y asesinadas a mitad de siglo XX.

Además,  nos hablará de la necesidad de dejar a un lado los prejuicios; la primera imagen que tiene Simón de su alumno Malik, al provenir de la familia Choukri, es negativa. Pero esta idea irá cambiando gracias a la intervención de su esposa Bella, que actuará como una guía durante toda la trama. Y, por supuesto, como leit motiv de la novela se situará la música; la música que sirve para olvidar (Simón llega a casa, se pone sus cascos, cierra los ojos y se deja llevar por los sonidos, permitiéndole que se olvide de todo lo que ocurre a su alrededor), pero paradójicamente la música también le ayudará a recordar todas esas vivencias tan dolorosas en el campo de concentración, y a conseguir cerrar las heridas. Y por supuesto,  esta melodía servirá para unir culturas y religiones; un viejo aire judío que tocarán a dúo Simón y Malik, al final de la novela. Edelvives ofrece una guía de lectura que puede ser interesante si se trabaja esta novela en el aula.

Personalmente, la novela no me ha entusiasmado -la veo un tanto idílica y poco realista, a pesar de que el tema que trata de fondo sí lo sea-. Posee un ritmo pausado y, en ocasiones, puede resultar aburrida o pesada al alumnado, a pesar de su corta duración, si no son muy amantes de la lectura. Sin embargo, puede ser interesante como recomendación de lectura complementaria si se está estudiando la época del nazismo, para traer a la actualidad las consecuencias de la dictadura de Hitler.

Su autora, la francesa Yael Hassan (nacida en París, pero criada entre Israel, Francia y Bélgica), a los 42 años sufrió un grave accidente la obligó a detener toda su actividad, y centrarse en la literatura. Entre sus obras más destacadas está: El profesor de música (2007) o Un abuelo cayó del cielo , publicado en 1997.

domingo, 7 de enero de 2018

LA VUELTA AL MUNDO EN OCHENTA DÍAS de Jules Verne

Leer los clásicos siempre es un acierto. Y leerlos a los treinta y tantos, como ha sido mi caso, también. Esta obra es la que los niños y niñas solían leer al cumplir trece o catorce años. Sin embargo yo a esa edad rechazaba las obras clásicas... no sé por qué. Claro que conocía al escritor francés Jules Verne, autor de novelas de aventuras de ciencia ficción y de aventuras como Cinco Semanas en globo, Viaje al centro de la tierra, Veinte mil leguas de viaje submarino o esta misma, La vuelta al mundo en ochenta días, que se hizo muy conocida debido a la serie de dibujos animados de Willy Fogg, pero nunca me llamaron la atención estos títulos. Sirva esta entrada para rectificar tiempos pasados, y comenzar a reivindicar la lectura de Jules Verne (así como la de otros/as autores/as clásicos/as).

Phileas Fogg es un hombre maniático, calculador, estricto, impasible, que todos los días va al Club Reform a leer el Daily Telegraph y a jugar al whist con sus compañeros. Todos los días sale a la misma hora de casa, y  mantiene la misma rutina, sin modificarla ni un ápice. Decide contratar a Passepartout, quien le servirá de contrapunto. Jean Passepartout es un hombre francés, polifacético, espontáneo y extrovertido, que comenzará a servir de criado a Fogg en su casa.

Una tarde, lejos de cualquier previsión, Phileas Fogg hace una apuesta de la mitad de su fortuna en la que se compromete a dar la vuelta al mundo, con los rudimentarios medios de transporte de final de siglo XIX, en ochenta días. Fogg lo tiene casi todo calculado para que entre barcos, paquebotes, trenes esta hazaña pueda ser acometida, aunque finalmente aparecerán otros medios de transporte más inesperados y diversos, como es el caso de un elefante en la India, o como un trineo en EEUU- .

Aquí podéis ver el mapa del recorrido que cursaron Phileas Fogg, su compañero Jean Passepartout y la viuda Aouda, una joven hindú a la que salvaron de ser quemada en una hoguera junto a su difunto marido según un ritual indio.




Además de estos personajes, aparecerá la figura del comisario Fix, un policía inglés que perseguirá a Fogg creyéndole el ladrón de 55.000 libras del banco de Inglaterra, y que servirá de antagonista de la trama, causando retrasos a la comitiva de Fogg, e incluso logrará el encarcelamiento del británico una vez llegados a Inglaterra.

Es una novela entretenida y que consta de muchos detalles geográficos, así como terminología muy precisa respecto a las formas de embarcación, que resultan de gran interés histórico. Sin embargo, todos los lugares por los que pasan tienen una relación directa con el Imperio Británico, por lo que se trata de una vuelta al mundo desde una visión imperialista y eurocéntrica. La visión que se da de las sociedad hindú, ruidosa y con tradiciones anacrónicas (como el rito de los Vindhias  en la India), que apenas se explica, y que se dibuja de forma caricaturesca y en la que, una vez más, el europeo aparecerá como salvador.

Por otro lado, la novela mantiene la visión clásica de los personajes, en los que, una vez más, los hombres serán los redentores. El personaje de Aouda, pese a la fuerza que podría tener, consiste en un personaje pasivo, plano, del que apenas se conocen sus pensamientos, que será rescatada de su tierra y llevada hasta Inglaterra, donde finalmente accederá a casarse con Fogg. Todo ello suena, cuanto menos, difícil de creer. Se habla del hieratismo y frialdad de Fogg respecto a toda la gente que le rodea, e incluso con Aouda, con quien es amable, pero con quien apenas intercambia más que algunas frases en toda la trama, por lo que choca que una vez llegados a Londres, ella se haya enamorado de Phileas.

Sea como sea, y entendiendo estos detalles como característicos de la narrativa de final del siglo XIX (esta novela se publicó por entregas desde noviembre de 1872 hasta diciembre del mismo año, de forma sincrónica a como se desarrolla la acción), se trata de una novela interesante y atractiva para el alumnado de 2º y 3º de la ESO especialmente, que debe leerse con perspectiva histórica, apreciando la capacidad que tuvo Jules Verne para anticipar adelantos tecnológicos del siglo XX.





sábado, 9 de diciembre de 2017

CUANDO TODO ERA FÁCIL de Fernando J. López

Ya es el tercer libro que escojo de Fernando J. López, al que sigo en facebook desde hace un tiempo. Todo comenzó porque me gustaban sus comentarios de defensa de la escuela pública, apostando por una literatura juvenil de calidad, y atrevida, que tratara temas reales y valientes (homosexualidad, masturbación, acoso escolar...). Me encandiló su defensa de la adolescencia de hoy en día y su clarividencia a la hora de criticar al profesorado actual, que criticamos insistentemente la falta de valores de nuestro alumnado, pero nos falta empatía y apertura de mente para comprender a los jóvenes actuales.

Después de "La edad de la ira" y de "El reino de las tres lunas" (sobre ambos podéis leer la reseña en este mismo blog), me he decidido por su última novela: Cuando todo era fácil, editada en abril de 2017.

En esta ocasión, la novela de Nando López está dirigida a un público adulto. Óscar, fotógrafo madrileño que habita en Nueva York desde hace unos años, decide volver a su ciudad natal para ordenar sus pensamientos, decidir qué hacer con su relación con Manu y, en general, ordenar sus ideas, aclararse sobre cómo seguir relizando su trabajo, y ver a su familia y amigos/as. Óscar es afortunado, trabaja de fotógrato profesional, lo que siempre había soñado desde que, siendo un adolescente, le otorgaron el Premio de "jóvenes talentos". Sin embargo los encargos a los que le someten le han absorbido toda su frescura y originalidad relegándolo a ser un fotógrafo mediocre, haciéndole desertar de una vida convencional para encerrarse en un estudio a trabajar con la fotografía, a través de encargos, y borrando toda la espontaneidad y naturalidad de sus primeras obras.

En Madrid retoma el contacto con sus viejos amigos y amigas de la juventud: Virginia, Montse, Isaac y Dani, que además de amigo es su hermano mayor. Cada uno de ellos forma un puzle que refleja muy bién qué es España, qué ocurrió durante la crisis, dónde esta cada uno de ellos (una profesora de Secundaria, un antiguo editor que tuvo que dejar su empresa y dedicarse a conducir taxis, una política que se ha visto inmersa en temas de corrupción... y casi todos ellos inmersos en vidas de pareja y crianza.) Tras la fiesta de bienvenida, todo se complica por el asesinato de Alba, una adolescente de trece años. La policía acusa a Isaac de homicidio, y será ahí donde toda la trama dé un vuelco, y a través de conversaciones e interrogatorios podamos entrever quién es el verdadero culpable.

Fernando J. López aprovecha este cúmulo de acontecimientos para reflexionar sobre el valor de la amistad, sobre las verdaderas relaciones y los anhelos que todos y todas tenemos siendo jóvenes, cuando nos parecía "que todo era fácil", frente a la realidad vista en la piel de personas de cuarenta años. Quizá por mi momento vital, me he sentido bastante reflejada en muchos de los eventos que se recrean, en las canciones y películas que se citan (Los Secretos, Pearl Jam, Nirvana, o "El silencio de los corderos", "Psicosis", "Los juncos salvajes" o "El club de los poetas muertors"), y en la necesidad de encontrar la realidad, nuestra propia realidad, y asimilarla. Reproduzco aquí un extracto que me ha gustado especialmente:

"Llevo meses mirando a la gente a través de mi objetivo, pidiéndoles que me cuenten, que  me muestren su verdad en una serie de fotografías individuales con las que, después, sumaré el mosaico que compondrá el dibujo de mi propia identidad. Y en cada posado he vuelto a comprobar cómo nos contamos desde la mentira cuando no nos miramos en los demás. Porque cuando nos decimos a solas reinventamos, incluso sin pretenderlo, y no sé si es porque el tiempo impide la precisión de los recuerdos o porque necesitamos hacerlos difusos para poder sobrevivir en ellos. Si nos relatásemos con total sinceridad no soportaríamos seguir respirando entre tantas heridas. Hay que olvidar, y hay que  maquillar (...) así que  nos narramos en versión libre, eliminando simpre las aristas más ingratas del guion original. Por eso hay amigos a los que resulta tan odioso  mirar a la cara, porque en ellos se refleja el tiempo sin la opción de depurar lo que no deseamos ver".

En resumen, me ha parecido una novela intimista, pausada, tranquila, y reflexiva, que ayuda a entenderse mejor una misma, y a mirar hacia atrás y entender también mejor cómo éramos antes.

domingo, 5 de noviembre de 2017

El reino de las Tres Lunas de FERNANDO J. LÓPEZ

Hace ya meses que sigo por facebook a este escritor, Fernando J. López, autor de, entre otros, La Edad de la ira, libro del que ya hice una reseña, o Cuando todo era fácil, su última novela, que tengo muchas ganas de leer -ya está encargado en la librería, así que imagino que será la próxima reseña que haga-. He de decir que, a pesar de haber leído entrevistas y artículos de este autor, aún no sé lo que quiere decir esa J. después del nombre.

El reino de las Tres Lunas es una novelita sencilla, tierna y muy completa, ideal para niños y niñas de 12 o 13 años. Malkiel es un joven quinceañero que, a punto de celebrar su dieciséis cumpleaños  --fecha en la que se convertirá en heredero del trono del reino de las Tres Lunas- decide salir a conocer la tierra que le rodea, y desvelar algunos enigmas que le rondan la cabeza desde hace años, entre otros el motivo de la muerte de su madre en el acantilado. El rey Olav no quiere que su hijo haga este viaje previo a su cumpleaños y, aconsejado por el inquisidor Alcestes, le prohibirá que cabalgue en busca de esas respuestas... Pero Malkiel es un joven testarudo que hará caso omiso a la prohibición de su padre.

Tenemos una clara figura del protagonista, Malkiel, su consejero fiel, el árabe Samir, los antagonistas (el inquisidor Alcestes y su esbirro Larson) y las ayudantes del protagonista, Estrella y Laura, con las que Malkiel realizará su viaje -accidentalmente, pero le acompañarán buena parte de la travesía- y gracias a las cuales conseguirá alcanzar los objetivos por los que comenzó su viaje. Todo esto nos evoca  las novelas bizantinas, o novelas de viajes.

Es una trama sencilla y bastante previsible, pero que nos ayuda a entender la forma de las historias medievales, los personajes tipo y la presencia de elementos mágicos, en este caso las flautas y el laúd, claves para que el protagonista consiga su objetivo. Pero en El reino de las Tres Lunas se da una vuelta de tuerca, se alaban las cualidades de Samir y de los sabios árabes en nuestra cultura, se valora la multiculturalidad vivida en Hispania en la Edad Media con los Traductores de Toledo y la amalgama de sabios cristianos, árabes y judíos, y además se ensalza el valor y la figura de las mujeres en plena Edad Medieval. Estrella y Laura aparecerán como personajes activos, con un pasado y una causa por la que actuar -no simplemente como figuras tipo que ser rescatadas por el caballero de turno.-

Creo que el autor ha sido valiente y atrevido al introducir estos elementos, y me parece una novela muy didáctica en todos los sentidos; además de explicar quiénes eran los juglares, la importancia de los cantares de gesta y los romanceros en la época, transmite valores como el poder de la palabra y la música contra la guerra y la traición.